¿Tienes un proyecto de construcción o remodelación en casa? Uno de los materiales que no pueden faltar es la lija, este artículo tiene sinfín de propósitos como alisar, limpiar y eliminar impurezas de la superficies.

En el sector de la construcción hay una gran variedad de lijas, la más popular es la lija para madera; sin embargo, podrás encontrar lijas para metal, paredes, vidrios, plástico, entre otros.

¿Cómo elegir la lija correcta?

Por tipo de grano:
Grueso: se utiliza para eliminar pinturas y otros elementos de la superficie. Los valores están entre 40-80.

Medio: es la más usada, en especial para trabajos con madera. Sirve para alisar superficies. Los valores están entre 80-180.

Fino: se utiliza para lijar entre las diferentes aplicaciones del acabado. Los valores están entre 180 a 300.

Superfino: se utiliza para corregir pequeñas imperfecciones tras la última capa de acabado o Los valores está después de 300.


Por presentación:
Hojas. Es el formato más básico, puedes encontrar en papel o algodón.  

Esponjas. Ideales para superficies irregulares.

Rollo. Este tipo de presentación es ideal cuando el proyecto requiere de mucho material, ya que será más económico. Además, este formato es compatible con la mayoría de lijadoras vibratorias.

Discos. Este formato es para lijadoras con disco, este tipo de modelo es el menos comercial.

Bandas. Para lijadoras de bandas, generalmente se utiliza en proyectos de carpintería.

Por tipo de soporte:
Papel: es utilizada para proyectos con madera, es económica, resistente y flexible.

Papel de lija al agua: se puede utilizar para brindar acabados finos, principalmente en metales, ya que se puede impregnar de productos resistentes al agua.

Esponjas: son muy cómodas e ideales para madera y paredes. Tiene la gran ventaja de adaptarse a cualquier superficie.

Algodón o poliéster: es un modelo utilizado para lijadoras manuales y de bandas, son muy resistentes, flexibles, pero caras.

Vulcanizada: es perfecta para metales, ya que el soporte es más resistente y rígido.